Comparte en tus redes sociales:

Jueves, 25 Octubre 2018 23:21

Recomendaciones para las Infecciones recurrentes del tracto urinario, por especialistas

infecciones urinarias



Clínicamente, a la recurrencia se la clasifica como una recaída si se produce dentro de las 2 semanas siguientes al episodio previo, lo que indica el fracaso del tratamiento inicial, ya sea debido a la falta de acción del antimicrobiano o a la persistencia del nicho de la infección.

En estas pacientes se recomienda practicar un Urocultivo para evaluar si el fármaco tenía actividad contra el patógeno urinario. La ITUr es similar a la de infección esporádica; el 68-77% de las recidivas causadas por E. coli implican cepas genéticamente indistinguibles de las que causaron las infecciones anteriores, estudios prospectivos han demostrado que la misma cepa de E. coli puede causar recurrencia 1 a 3 años más tarde, incluso con cultivos de orina negativos durante la infección inicial y la recurrencia.

Este hallazgo apoya la idea de que existe un reservorio vaginal o rectal para los microorganismos causales, y que la recurrencia ocurre cuando el patógeno urinario proveniente de la flora intestinal coloniza la zona periuretral. En los estudios de observación de la enfermedad recurrente, E. coli sigue siendo el germen predominante y en algunos casos multirresistente. Los episodios recurrentes pueden ser tratados con el mismo régimen antibiótico utilizado para la cistitis esporádica. Posteriormente, el tratamiento empírico inicial se adaptará según el resultado del urocultivo o la respuesta clínica.

La mayoría de las recurrencias puede ser tratada durante lapsos cortos, como en la cistitis aguda estándar, aunque hay pocos estudios para orientar sobre la duración del tratamiento en las mujeres diabéticas. El argumento para tratar a estas mujeres durante 7 días es que los datos provenientes de estudios de observación indican que tienen mayor riesgo de complicaciones, como la pielonefritis. Sin embargo, no está claro si un tratamiento más prolongado puede disminuir dicho riesgo.

En ausencia de evidencia específica en cuanto a la duración óptima del tratamiento en estas mujeres, se acepta como razonable un curso de 3 a 7 días, dependiendo en parte de cualquier secuela urológica de la diabetes, como la vejiga neurogénica. Además del tratamiento antimicrobiano, las pacientes con ITUr deben recibir asesoramiento acerca de los factores de riesgo modificables, como es evitar el uso de diafragma y de espermicidas, incluyendo los condones con espermicida. La posibilidad de recurrencias futuras también debe ser comentada con la paciente a la hora de planificar las estrategias preventivas que mejor se adapten a ella.

La decisión más importante es si se hace profilaxis antimicrobiana, administrando una dosis baja de antibiótico. Típicamente, la profilaxis se usa durante 6 meses y luego se suspende. La elección del agente antimicrobiano debe basarse en la historia microbiológica de la paciente y la tolerancia a los fármacos, el costo para la paciente y el objetivo de minimizar los efectos sobre la flora intestinal. Los estudios aleatorizados han comparado la nitrofurantoina, el trimetoprim-sulfametoxazol.

Las estrategias de prevención no antimicrobianas incluyen el uso de probióticos vaginales, de productos derivados del arándano y la repleción de estrógenos.

Los estrógenos orales no tienen acción preventiva, particularmente debido a sus potenciales efectos adversos sistémicos, pero los estrógenos vaginales prometen ser beneficiosos para las mujeres posmenopáusicas.

La bacteriuria asintomática puede predisponer a las mujeres a una recurrencia de la cistitis. En efecto, la exposición a cualquier antimicrobiano puede aumentar el riesgo de cistitis aguda por la alteración de la flora vaginal normal.

Anaclim tiene un perfil de Examen General de Orina y Urocultivo de $ 800 a $ 490


En ANACLIM su bienestar es primero.

infecciones urinarias

Back to Top